Si un hombre dice que quiere volver a verte quiere decir que

10. Literalmente te dice que quiere volver contigo. Esto —más que una señal— es un hecho. Es muy raro que una chica se atreva a pedirle claramente a un ex para regresar. Así que cuando lo hace, nada puede ser más claro que ella expresando de forma abierta que quiere retomar la relación contigo. ¿Cómo puedes saber lo que significa cuando un hombre dice que te extraña? Probablemente no exista un signo inequívoco para decodificar este mensaje encriptado, de manera que es imposible estar 100% segura sobre si en realidad está siendo honesto. No hay certeza respecto a si él es sincero o solo quiere acostarse contigo. ¿Qué quiere decir cuando un hombre te dice 'Estoy ocupado'? Y qué puedo hacer para darle la vuelta a la situación. Para volver a verle y pasar tiempo juntos.' Y es a estas preguntas que te contesto en el vídeo de hoy. Estamos de acuerdo que si un hombre te dice que está ocupado, tu empiezas a estar detrás de el, esperando, esperando ... Puede que digas que sus mensajes son ambiguos, que a veces parece interesado en ti, te dice que te quiere, se ríen juntos, están a gusto… Y como él te gusta, quieres interpretar que hay algo más. Pero en el fondo, sabes que existe una gran diferencia entre cómo te trata él y cómo te trata alguien que realmente quiere algo contigo. Cómo saber si mi ex quiere volver conmigo: Señales por teléfono. Otra manera muy eficaz para saber si tu ex quiere volver contigo es utilizar el teléfono para averiguarlo. No te estoy pidiendo que lo llames y se lo preguntes, ¡NO! Pero sí puedes usar este servicio a tu favor y lo que ocurra a través de él. Cuando tu ex quiere volver contigo… Luego de cortar una relación hay varias acciones que pueden tomarse, seguir adelante con otra pareja, quedar soltero por un tiempo, o volver con tu ex pareja (usualmente es la opción menos recomendable. Piensa que si terminó pues algo serio debió llevarlos a esa decisión).

Velador en centro comercial (Parte 10 Final) [O]

2018.10.10 00:07 El-Discrepador Velador en centro comercial (Parte 10 Final) [O]

Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Parte 9
Raúl no se presento a trabajar, no sabía si realizar el recorrido solo o no. En un momento de enojo tome una de las armas y me dirigí a hacer el recorrido que obviamente me llevo el doble de tiempo, en cada puerta o pasillo oscuro llevaba preparada el arma, llevaba también linterna de Raúl. Cuando llegue a zona de muebles la recorrí rápidamente y con el arma lista apuntando hacia adelante, el espejo donde había entrado la mujer el otro día se veía normal. Me dirigí hacia los sanitarios y al entrar al de hombres amartille el arma. Todo normal, ni un sonido fuera de lugar, el baño de las mujeres se encontraba igual. Revise las ultimas puertas y todo se encontraba en orden ese orden incomodo que siempre ha tenido ese centro comercial. En el cuarto de vigilancia me dieron ganas de llorar como si ese recorrido me hubiera lastimado demasiado. Me recosté un rato en el sillón y dormite por un momento. Me levante después de 15 minutos y me dispuse a ver los monitores, todo parecía solo y desolado, yo mismo me sentía abandonado en ese escritorio.
Ese día termine tan cansado que no fui a mi segundo trabajo, fui directamente a casa y dormí hasta entrada la tarde, casi llego tarde a trabajar. Al llegar me informaron que Raúl no se había presentado ese día (Raúl era más puntual que yo y casi siempre llegaba 5 minutos antes de la hora de entrada). Mi jefe me informo que nadie del turno de la mañana estaba dispuesto a apoyarme en el turno de la noche. También me informo que buscarían un nuevo compañero lo más rápido posible. Me senté en la silla a ver los monitores cuando todos terminaron de salir, ese día no hice el recorrido.
Al cuarto día era claro que Raúl no iba a regresar. A pesar de que intente llamar a su casa para saber que le había pasado nadie me respondió. Comencé una rutina para los recorridos para hacerlos yo solo, primero revisaba que las puertas estuvieran aseguradas y después revisaba la zona de productos y las cajas, cuando pasaba por el área de comida me acordaba de los sándwiches que habíamos comido el ultimo día que lo vi y que fue la razón por la que Raúl había ido al sanitario cuando no lo volví a ver. Decido que en las próximas semanas me daría algún tiempo para ir a visitarlo a su casa. Me indicaron que podría llevarle su liquidación, no era mucho dinero pero seguramente le serviría. No sabía que lo vería mucho antes.
Las noches se comenzaron a tonar frías y pesadas, me sentía como un animal atrapado en el centro comercial en cada turno. Poco a poco las situaciones se repetían nuevamente, las cosas comenzaron a moverse o a aparecer y estoy seguro que comenzaba a oír voces. Al principio eran como murmullos o susurros, aunque en un par de ocasiones me pareció oír que murmuraban mi nombre. Pensaba que me estaba volviendo loco y el rumor de aquella voz de alguna manera me comenzaba a hipnotizar. Me comencé a asustar y a dudar de mi cordura cuando por ejemplo recogía un carrito de algún pasillo, lo colocaba con los demás y al regresar al pasillo en cuestión el carrito seguía ahí, o cuando colocaba un articulo fuera de lugar y justo cuando estaba acomodando el articulo y lo tenía aun en la mano, veía otro en el piso. Lo único que me ayudaba a conservar la cordura era que al final del turno cuando salía de ahí en mi otro trabajo nada de eso pasaba y en mi casa todo era normal.
Así paso una semana. Durante la segunda semana todo parecía mejorar con respecto a la casa de mis padres ya que había llegado a un acuerdo con el banco, con la cantidad que había podido ahorrar podía prácticamente liquidar la deuda y recuperar la casa. Otra cosa era el juicio sobre mis negocios. Sin embargo la más importante era la casa de mis padres ya que tenía mucho valor sentimental ya que ahí había pasado toda mi infancia. Recuerdo muy bien que fue un miércoles en la madrugada el ultimo día que estuve de noche en ese centro comercial, no puedo olvidarlo al día de hoy, fue la tercera semana después de que Raúl había dejado de asistir al trabajo.
Parecía que iba a ser un día "normal" dentro del centro comercial, llegue, recibí los reportes del día, la gente salió como siempre y me dedique a vigilar los monitores antes de comenzar el recorrido habitual. Tenía preparada el arma como en los días anteriores y estaba sobre el escritorio con el seguro puesto. Me senté a ver los monitores casi a las 12:00 de la noche. Vi algunas sombras en el monitor pero nada especial, parecían manchas de la cámara o algún insecto que se acerco demasiado por medio segundo en las cámaras, ya antes había sucedido. Me sentía mas cansado de lo habitual por lo que me tome un café. Me dirigí al sanitario dentro del cuarto de vigilancia y me mire al espejo, las ojeras parecían más acentuadas esa noche, "que noche tan pesada me espera" dije para mí mismo. En ese momento oí ruidos en el radio interferencia como había sucedido alguna otra vez. "Tsss, hola, hol.., ¡ayudaaaaa!, jajaja, ¡nooooooo!, jajaja, Javieeerrrr, ¡No quiero estar aquí!..... ¡noooo dejameeeee!...." fueron algunas de las palabras que pude identificar. Todas las voces eran diferentes, de hombres mujeres e incluso una que otra de niños o adolescentes "gente jugando con las bandas de radio" pensé. Algunas parecían reales, otras parecía que fueron grabadas bajo el agua o algún tipo de filtro. Me dispuse a tomar una siesta de 15 minutos para iniciar el recorrido y despejarme, me recosté en el sillón y puse mi alarma. Me quede profundamente dormido y no recuerdo si soñé algo, sin embargo me desperté porque empecé a oír el llanto de un niño justo en mis oídos "¡buaaaa, ¡buaaaaa!, ¡sob! ¡sob! ¡buaaaaa!" me desperté con la cabeza dolorida y el llanto en mis oídos, creo que me acoste en mala posición porque me dolía el cuello me sentía más cansado que al principio. "¡Rayos!, Me quede dormido?" Vi la hora y había pasado dos horas y mi alarma o no sonó o no la escuche, a mi me parecía que apenas me había recostado. Me dirigí a los monitores y todo parecía normal, sin embargo el llanto del infante aunque se oía mas lejano que al principio. Me tomo un par de minutos razonar la hora que era y que el sonido del llanto se estaba oyendo en el centro comercial y no solo en mi cabeza.
"¿Que está pasando?" me pregunte, tome la lámpara y el radio y me dirigí rápidamente hacia abajo a buscar el origen del sonido, sentía la cabeza como despegada del cuerpo y al mismo tiempo nebulosa y desorientada. Molesto empecé a buscar el origen del llanto, parecía que provenía del otro lado del centro comercial en el área de muebles o sanitarios. A medio camino sentí mucha ansiedad porque si alguien había olvidado un bebe o un niño dentro del centro comercial yo no había revisado sino hasta altas horas de la noche, "seguro me van a despedir por esto" pensé. A medio camino desapareció el llanto, no se oía nada, me di cuenta que no llevaba el arma, mi mente se comenzó a aclarar un poco. "Demonios, deje el arma en el cuarto", justo comenzaba a dirigirme de regreso al cuarto de vigilancia cuando volví a escuchar el llanto "¡buaaaa, ¡sob! ¡buaaaaa!,¡sob! ¡buaaaaa!", el llanto era agudo y se escuchaba más claramente, el llanto provenía del sanitario de mujeres al parecer. me dirigí al sanitario con paso apresurado, cuando estaba frente a la puerta y levantando la mano para tomar el picaporte mi mente reacciono. Vino a mi memoria el incidente de Raúl y el susto que había recibido por la mujer que habia entrado al espejo. En ese justo instante el llanto se escucho más fuerte.
"¡Buaaaaaaaa JAJajAJajAjAjAJaJAjA, sob, Buaaaaaaaa JAJajAJajAjAjAJaJAjA!," Ahora el llanto se oía al principio pero al final era una risa burlona y chillona de una mujer, animalesca y terrible como de triunfo que me taladro los oídos, me helo la sangre y me paralizo, sentí como la fuerza de los pies me abandonaba y los cabellos se me levantaron como si alguien tirara de ellos hacia arriba. "Sob, snif, Buaaaaaaaa JAJajAJajauuuuuaaAaAa, snif, Buaaaaaaaa JAJajAJajAjAjAJaJAjA!, JAjAJaAJAaJAajAJaaa," La puerta se abrió abruptamente y ahí solo había oscuridad y el llanto-risa se oía más fuerte que me cimbraba los huesos. Comenzaron a aparecer en aquella oscuridad ojos grandes y pequeños como si despertaran abruptamente de un largo sueño, ojos enrojecidos o amarillentos enfurecidos, llenos de odio, hambre, desesperación y muerte. Poco a poco iban apareciendo mas y mas hasta llenar casi toda la oscuridad, intente caminar hacia atrás pero el tiempo parecía detenido, sentía que mi mente colapsaba, los ojos malditos comenzaron a arremolinarse como si un vórtice dentro del baño de mujeres los absorbiera succionando a la vez el llanto-risa "¡buaaaajajajaja, ¡sob! ¡buaaaaajajajaa!, ¡snif!. Caí de espaldas e intente alejarme pataleando con todas mis fuerzas, sentía claramente que ese vórtice me absorbía con intensa furia. Se oían voces que provenían de dentro del vortice "¡Ayudaaaa, !Nooooooo!, !Eres parte de nosotros Javier!, !No escaparas!, !Eres mío!, ¡ Arrrghghhh!, ¡Jajajaja!, !mátalo ya!, !correeee!, !GRRRhhhhglubglub!" Muchas de esas voces graves y cavernosas. En mi desesperación por huir de ahí, pude ver como un gran dedo largo huesudo de piel grisácea y podrida con una uña larga sanguinolenta puntiaguda arqueada como un gancho salía de esa oscuridad e intentaba atraparme. Me di vuelta para levantarme y salir corriendo y sentí una punzada en la espalda, Muchas de las voces gritaron triunfantes "¡SIIIII UNO MAS!, "!DAMELO A MI!, !COME CON NOSOTROS!", "¡QUE SUFRA CON NOSOTROS YAAA¡" ¡JEJEJE!, Mientras otras decían "¡NOOOO!, ¡NO DEBISTE VENIR NUNCA!, ¡PORQUE NO CORRISTE!, ¡SALVAME!. Mi mente no pudo mas grite con todas mis fuerzas mientras sentía que ese dedo me arrastraba "¡ALGUIEN AYUDEME! ¡NOOOOO!, ¡¡DEJAME EN PAZ!!, ¡¡AARRRGHHH!!. Mi mente y cuerpo no pudieron mas y mi desvanecí.
Corriendo por un largo pasillo oscuro con miles de puertas a ambos lados, intenta abrirlas y todas estaba cerradas, las voces y la oscuridad se me venían encima y corría y corría con todas mis fuerzas. Iba llorando y pensaba en la vida que había llevado, en mis padres y en las cosas materiales que me habían importado en la vida pero en esa oscuridad lo único que me importaba era mantener mi existencia y mi mente. Esa oscuridad inmensa estaba cerca y podía oír las voces, corría con todas mis fuerzas, sentía que esa cosa me desgarraba y cada pedazo de mi que quedaba atrás desaparecía para siempre en medio de mucho dolor. Cuando sentía todo perdido y que no podía mas, vi una tenue luz apenas del tamaño de un insecto, corrí con toda el alma y sentía que desaparecería con ese último esfuerzo, cuando me acerque a la luz vi que provenía de una puerta que abrí presuroso y entre, una gran luz me inundo. Me encontré en una habitación con un gran ventanal a la izquierda del cual emanaba una luz reconfortante y cálida que lo inundaba todo, en la cama que estaba en medio de la habitación estaban sentados mis padres. Súbitamente toda la desesperación y miedo se desvanecieron al instante, con lagrimas en los ojos mis padres me abrazaban y yo lloraba pero ahora de felicidad. En mi mente parecía que todo lo sufrido dejaba de tener sentido con el simple hecho de estar ahí. Mis padres no me dijeron nada pero parecía que me lo decían todo tan solo con su presencia. Me sentía tranquilo, amado y feliz. Del otro lado de la puerta estaba la oscuridad pero ya no sentía miedo, me llamaba "Javieeeerrrr ggrr, Javieeerrr, Veeeennn, veenn ggrrr con nosotroossssss, ¿dóndeeee essstaassss?". Mi padres me tomaron de las manos y me sentaron en la cama, me daban un beso en la frente y me decían "no te preocupes", Salían por la puerta y me quedaba ahí pensativo, me sentía dichoso. Desperté al otro día con los ojos llorosos y un dolor agudo en la espalda, estaba amaneciendo. Mi mente recordaba el terror que había vivido, pero mi corazón se sentía en calma. Me dirigí al cuarto de vigilancia, faltaba un poco más de una hora para que comenzaran a llegar los empleados, en mi corazón sabía exactamente lo que iba a hacer. Los empleados llegaron, les deje pasar como todos los días y todos me vieron un poco asustados como si sintieran pudieran sentir mi felicidad y no creerlo. En cuanto llego mi jefe renuncie y solicite mi liquidación, por un momento quiso decirme algo pero después de un par de segundos me los concedió.
"Es una pena que te vayas, ¿sabes?, tu perteneces aquí" me dijo y me puso en alerta. "Sí, bueno, creo que mi tarea aquí ya se cumplió" Dije, mi jefe me miro extrañado. "Si algún día quieres reg......" "No creo que vuelva a regresar a trabajar aquí" dije abruptamente. "Bueno, puedes pasar por tu liquidación la semana que viene y dile a Raúl que pase también, no se vaya a escapar de esta también". " ¿Que dijo?" "Nada, nada, si quieren pasen juntos la semana que viene" Me dijo un poco molesto.
Me dirigí a mi otro trabajo y todo fue bien. Esa dicha o felicidad que sentí estando con mis padres me duro al menos tres días durante los cuales dormí como no dormía desde mi niñez. Ese fin de semana decidí ir a ver a Raúl a su casa. Fui un domingo temprano, me abrió su mama cuando llegue a su casa, cuando le explique la situación me indico que pasara porque Raúl no estaba en ese momento porque había ido a misa. Esto me extraño ya que según me había dicho era ateo. Su mama me invito a sentarme en la sala pequeña, me ofreció un café que acepte gustoso. Su madre me interrogo.
"Quisiera preguntarle que sucedió el día que Raúl dejo ir a trabajar, llego aquí muy agitado, tenia calentura y durante la noche se despertaba gritando, parecía que deliraba por lo que lo llevamos al hospital. Estuvo internado tres días y bajo mucho de peso, cuando le preguntamos simplemente nos dijo que había comido algo que le había caído muy mal, después de que lo trajimos a casa nos dijo que quería ir a la iglesia y nos pareció un chiste, el nunca ha creído en dios y la única que es católica es mi hermana, pensamos que el regalo que ella le dio lo mal influencio." dijo su mama un poco preocupada.
"No puedo decirle nada señora, ese día Raúl se fue muy apresurado y no he podido comunicarme con él hasta el momento." Se escucho claramente que alguien abrió la puerta. Raúl entro y cuando me vio palideció, miro a su mama y a mí y no supo que decir. "Mira hijo quien vino, es tu compañero de trabajo", "Ehhh sí, eso veo mama" dijo Raúl. "Raúl, vine a verte porque me tenias muy preocupado, además me autorizaron a decirte que puedes ir por tu liquidación la próxima semana". "No pienso volver ahí" dijo Raúl abruptamente. "Pero Raúl, necesitas el dinero para la escuela." dijo la mama de Raúl. "No te preocupes Raúl, podemos ir juntos la semana próxima", " ¿Qué? ¿ya no trabajas ahí?", "no, renuncie hoy mismo, también traigo la lámpara que olvidaste, me sirvió de mucho". Raúl se quedo viendo la lámpara pensativo y dijo "vamos a mi cuarto quiero mostrarte algo", "Está bien" dije. "Preparare mas café y unas galletas" dijo su mama, "Esta bien mama, por aquí Javier por las escaleras". Llegamos a una habitación modesta pero ordenada con un escritorio y una ventana al fondo que daba hacia la calle, tenía varios libros en las repisas arriba de la cama y pude ver una biblia. También vi un Cristo colgado en una de las paredes. Me senté en la cama, Raúl se sentó pensativo en la silla del escritorio.
" ¿Por que ya no trabajas ahí?" Dijo Raúl. "Bueno, es una larga historia pero vine principalmente para saber que te paso a ti". "Hmmm, no sé a veces dudo que haya pasado pero cuando llega la noche o pienso un poco en ese día siento mucho miedo, a veces pienso que enloquecí". Después de un rato pensando dijo "no sé si me vayas a creer pero, ¿recuerdas que me sentía mal del estomago y fui al sanitario?", "Si, lo recuerdo bien". "Bueno pues entre a uno de los cubículos, deje el radio y la lámpara en el piso y cuando me disponía a salir oí ruidos en el cubículo de al lado, me asome por debajo y vi un pie descalzo como si alguien estuviera en el cubículo de al lado, tarde un par de segundos en asimilarlo, tome la lámpara y salí, El pie seguía ahí cuando salí y cuando iba a abrir la puerta vi que comenzó a moverse, como si bailara pero solo se veía un pie nada más. Cuando abrí la puerta la luz se fue, incluso la de mi lámpara y un miedo muy intenso me inundo el cuerpo. El cuarto se enfrió de inmediato, golpee mi lámpara y destello un poco, en esos pocos destellos me pareció ver que ya no estaba en el sanitario sino en algún otro lugar sin paredes lleno de personas o mejor dicho sombras. Golpee la lámpara nuevamente y encendió muy tenuemente, me dirigí hacia la puerta de salida y sentí que algo me lo impedía como si cientos de brazos me agarraban por la espalda, comencé a oír voces que me reclamaban, me pedían ayuda o decían mi nombre. Ya para entonces pensaba que me estaba volviendo loco y con todas mis fuerzas me dirigí hacia la puerta, cuando la abrí y entro la luz del centro comercial, algo me rasguño en la espalda y sentí que me jalaban de la cadena que me había regalado mi tía. Grite y caí al suelo, me voltee para ver qué era lo que me detenía y pude ver un ser demoniaco y terrible, con una sonrisa maquiavélica llena de dientes grandes y sucios, me llamaba con sus largos dedos y podridos, el olor era nauseabundo, lo podía oír en mi cabeza junto con un conjunto de voces que reclamaban mi ser y mi alma como suyos. Mi mente se negaba a creer lo que estaba viendo. No sé cómo me levante e intente correr hacia el cuarto de vigilancia con la lámpara en la mano, podía oír como alguien decía mi nombre desde esa dirección. Cuando ilumine hacia arriba pude ver al guardia con la cara hinchada y desfigurada pero con la misma sonrisa maquiavélica y burlona que acababa de ver hace un momento. No pude mas y salí corriendo de allí. Corrí sin parar por un par de cuadras, estaba empapado de sudor y por la lluvia, me quede no se cuanto tiempo abajo de la luz de una farola, todavía podía oír esas voces en mi cabeza y me dolía mucho la espalda. No quería alejarme de esa luz, sentía que si me acercaba un poco hacia la oscuridad esa cosa me atraparía o vería esa cara demoniaca. Cuando amaneció y el sol ya se podía ver, me dirigí hacia aquí, quise descansar y no pude. Podía ver entre sueños seres demoniacos oía las voces y sentía esa punzada en mi espalda. No recuerdo más, me dijeron que estuve delirando en el hospital, cuando desperté me preguntaron que sucedió y solo les dije que un sándwich me había caído mal, aunque los médicos no se lo creyeron ya que no tenía ninguna infección intestinal. Al final solo le dijeron a mis padres que había enfermado por exceso de trabajo."
Nos quedamos pensativos un momento y Raúl me dijo sin tapujos "Y a ti, ¿te sucedió algo?"Le conté lo que me había sucedido y volvió a palidecer, cuanto termine la historia, un libro cayo de la repisa sobre la cama aparentemente sin que nadie lo tocara. Nos quedamos mirando un momento, Raúl lo levanto y me dijo "sabes, nunca habría creído en esas cosas si no las hubiera vivido pero ahora no tengo dudas, creo también que ese día la cadena que me regalo mi tía me salvo de esa cosa."
Toc toc, "¿se puede pasar?" dijo la mama de Raúl, "si" respondió Raúl, nos sirvió el café y dejo unas galletas. Después de tomar un sorbo de café Raúl me dijo "Esto es lo que quiero mostrarte". En su computadora tenía un conjunto de noticias de periódicos y algunas fotos sobre el centro comercial.
"He estado investigando sobre el centro comercial y parece que es propenso a los accidentes y hasta desapariciones, mira por ejemplo esta, un guardia del turno nocturno murió salvajemente golpeado en el cuarto de vigilancia, lo atribuyeron a un asalto, sin embargo en este periódico uno de los guardias del turno matutino dijo que el cuarto estaba cerrado desde dentro y no había ningún faltante de mercancía." había muchas noticias sobre accidentes de clientes y del personal que laboraba ahí. Parecía que el centro comercial atraía ese tipo de cosas.
"Mira esta otra noticia, habla sobre una mujer embarazada que entro a los sanitarios y tuvo un aborto ahí mismo. Aquí una persona tomo un cuchillo de los de exhibición y se saco los ojos diciendo que no quería ver las horribles criaturas que estaba ahí, fue llevado a un manicomio. En esta dicen que a dos guardias los encontraron afuera del centro comercial porque oyeron ruidos y rugidos como si un gran animal estuviera dentro del centro comercial, cuando llego la policía y revisaron no había nada. Aquí está el incidente del estacionamiento subterráneo el ataque de las ratas." "Mira, es la foto de nuestro jefe, aparece en un par de fotos pero son de hace muchos años, "Mira, es la foto de nuestro jefe, aparece en un par de fotos pero son de hace muchos años lleva ahí al menos 17 años."
"Hmmm, si tienes razón ahí se ve mucho más joven y sin ojeras", fue lo único que pudimos que averiguar sobre los incidentes que habían sucedido anteriormente en ese centro. Después de esto nos pusimos de acuerdo para ir a cobrar nuestras liquidaciones, Raúl estaba muy renuente a ir pero le asegure que lo acompañaría y además iríamos a medio día. Después de mucho pensarlo lo pude convence, además ya se había inscrito a un curso y necesitaba el dinero.
El día llego para cobrar nuestra liquidación, nos pusimos de acuerdo para vernos en la pequeña fonda donde regularmente desayunábamos y comimos algo. La señora nos hizo la observación que ya no habíamos ido y le comentamos que ya no laborábamos ahí. "¡Qué bien!, espero que les este yendo mejor, el postre va por cuenta de la casa". Esto nos sorprendió debido a que casi nadie te felicitaría por perder un empleo y menos uno bien pagado. Decidimos no hacer preguntas y dirigirnos al centro comercial, justo al llegar, los dos titubeamos por un momento si deberíamos entrar o no, al final entramos decididos y nos dirigimos a la oficina de nuestro jefe. El centro comercial parecía otro lleno de gente y al medio día. Nos dirigimos a la oficina de nuestro jefe tocamos la puerta. "¡Entre!"dijo la voz del otro lado de la puerta, al abrirla nos dimos cuenta que no estaba nuestro jefe habitual sino otra persona. Le indicamos quienes éramos y a que íbamos. "Ah sí, las liquidaciones, su jefe me instruyo sobre esto, no pudo estar aquí hoy porque se ha sentido mal en los últimos días", nos entrego a ambos un sobre con dinero y nos hizo firmar un documento de confidencialidad que nos impedía hablar algo sobre cualquier cosa que hubiera sucedido en el centro comercial, Raúl y yo nos miramos extrañados y lo firmamos sin hacer preguntas. Salimos de ahí rápidamente y en la salida nos abrazamos, nos deseamos suerte mutuamente y no nos volvimos a ver.
Sentado en el sillón de la casa de mis padres, ahora mi casa, un año después de lo sucedido me encuentro leyendo el periódico, hay una noticia sobre el centro comercial. Esta noticia dice que mi jefe a desaparecido sin rastro alguno. Las declaraciones las hace la misma persona que nos entrego las liquidaciones a Raúl y a mí. Se le nota un poco avejentado y se le notan unas inconfundibles ojeras.
P.D. Los nombres han sido cambiados por el contrato de confidencialidad mencionado.
submitted by El-Discrepador to nosleepenespanol [link] [comments]


2018.06.16 00:44 master_x_2k Colmena III

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Colmena III

Hubo un largo chirrido de retroalimentación, seguido del sonido apenas audible de un hombre aclarándose la garganta.
“Atención compradores. Tenga en cuenta que las tiendas cerrarán a las cinco y media esta tarde, en cooperación con el toque de queda de toda la ciudad. Asegúrese de cooperar con las autoridades en las entradas y salidas del centro comercial Weymouth y regrese a sus hogares antes de las seis en punto. Gracias.”
La multitud de personas que habían detenido en la conversación y paseo para escuchar el anuncio comenzó a moverse y hablar nuevamente, como si alguien hubiera detenido un video y hubiera presionado el botón Reproducir para que las cosas comenzaran una vez más.
Miré a mi papá, “¿Deberíamos irnos? ¿Ganarle al tráfico de último minuto?”
“Por supuesto. Si no hay nada más que necesites.”
Regresaría a la escuela mañana, y mi padre tal vez había sentido lo estresada que estaba, porque se ofreció a llevarme de compras. Se sintió un poco redundante después de haber estado con Lisa y los chicos hace una semana, pero me dio la oportunidad de recoger algunos elementos esenciales y pasar un momento de calidad con mi padre.
En las bolsas que sostenía mi padre, tenía una mochila nueva, algunos cuadernos, bolígrafos, media docena de libros y un par de zapatillas nuevas. El tipo de cosas que no habría comprado con Lisa, porque eran tan aburridas, como los cuadernos, o porque eran el tipo de cosas que siempre me tomaba una eternidad en decidirme, como los libros y los zapatos.
En general, el viaje al centro comercial fue un gesto agradable, y de alguna manera significó más para mí que Lisa cubriéndome con ropa de unos cientos de dólares. Tal vez porque era algo para .
Nos dirigimos a la salida, y tuve que contener un gruñido. Aún faltaban más de media hora para que se cerraran las puertas, pero a la salida había un tumulto de cuerpos. Tal vez la mitad estaba tratando de irse, pero la otra mitad estaba boquiabierta.
Tanto dentro como fuera de las puertas de vidrio de la entrada del centro comercial, había soldados. Sus pistolas estaban enfundadas, pero parecían bastante intimidantes de todos modos. En medio de los soldados había dos capas; Battery y Shadow Stalker. Sabía que los miembros del Protectorado, los Custodios y varios voluntarios estaban estacionados en lugares donde había grupos de personas, especialmente en áreas dentro y alrededor del territorio de ABB. Los Custodios, supuse, eran demasiado jóvenes para manejar un solo lugar por sí solos, que era probablemente la razón por la cual Shadow Stalker estaba en un rol de 'compañera' aquí.
Había tenido mucho tiempo para ver las noticias ya que estaba en reposo en cama. Bakuda estaba haciendo honor a lo que ella había estado diciendo sobre maximizar el miedo y el pánico combinando la imprevisibilidad con la certeza sombría. Todos los días, hubo informes de que entre una y cinco bombas explotaban, y aunque cada una de ellas probablemente era una ventaja para el ABB de alguna manera, no había forma de saber qué golpearía a continuación o por qué. Un artículo en línea había conjeturado que a medida que la presencia militar y de superhéroes obligaba a el ABB contra una esquina, los ataques solo aumentarían. Las escuelas, los centros comerciales y los edificios de oficinas eran objetivos potenciales. Justificación suficiente para una presencia armada aquí en el centro comercial.
Lo bueno fue que el centro comercial había organizado grandes ventas en prácticamente todas las tiendas para mantener el negocio en marcha. Quizás no sea la cosa más brillante o más lógica, pero demasiadas empresas y empleados vivían con lo que ganaban día a día por aquí.
Entrar había sido como pasar por la seguridad del aeropuerto, nuestras bolsas fueron revisadas y mostramos una identificación. Nada muy malo. Había sido solo Manpower de New Wave parado cuando llegamos, y no había mucha gente. Esto era algo más, dos heroínas atractivas y peligrosas, ambas con cierta controversia a su alrededor. Por mucho que pudiera entender por qué los héroes estaban aquí, podría decir que estaban reduciendo la velocidad de las cosas, ya que los curiosos se interponían en el camino de las personas que realmente se estaban yendo. La mitad de la presencia militar que estaba dentro del centro comercial estaba ocupada trabajando para mantener a la multitud alejada de las puertas y de los dos héroes e intentando organizar a la gente en líneas.
El progreso a través de la línea fue lento, pero lo admito, fue interesante poder ver a Shadow Stalker y Battery haciendo su trabajo desde una perspectiva segura.
Battery era un miembro del Protectorado. Cuando comencé en la secundaria, ella había sido la líder de los Custodios por un breve tiempo, y pronto se había graduado al Protectorado. Podía suponer que ella tenía veintidós o más ahora, si alteraron la fecha de graduación o algo así para que sea más difícil adivinar la edad real de la heroína. Su poder se cargaba mientras se mantenía quieta y concentrada, con cada segundo que pasaba cargando otorgándole unos pocos segundos de velocidad enormemente mejorada, algo de fuerza extra y algunos poderes electromagnéticos. Su traje era blanco y gris oscuro, con líneas azul cobalto que lo trazaban como se puede ver en una placa de circuito. Las preguntas sobre si su compañero de equipo Assault era su novio o su hermano se habían topado con respuestas evasivas, lo que llevó a que una pequeña fracción de los fanáticos de superhéroes locales a suponer que él era ambos. Cada vez que ella hacía algo en público, podías confiar en que los tableros de mensajes en línea explotarían con especulaciones y teorías.
Ese drama al estilo de la telenovela / paparazzi nunca me llamó la atención. Ignorando la vaga posibilidad de que tal vez hubiera algo de verdad en lo que decían, pensaba que ella era la clase de héroe que podía admirar. Era agradable, trabajaba duro, y en esas situaciones inevitables en las que se encontraba en la televisión con un imbécil tratando de molestarla, manejaba las cosas bastante bien.
Battery se inclinó para poner su mano sobre la oreja de Shadow Stalker y susurrarle algo. Shadow Stalker asintió y luego se volvió para atravesar la puerta de cristal y decir algo a los soldados apostados afuera. Literalmente atravesó de la puerta. Mientras lo hacía, se puso un poco humeante, como si estuviera hecha de arena y no de algo sólido. No me pareció constructivo. En sus zapatos, creo que me habría comportado como de costumbre, sin darles más razones para mirar. Habría usado una puerta normalmente.
Tal vez era parcial. Sentí que no me gustaba o la odiaba por principio, ya que ella era la autoproclamada némesis de Grue. Lisa y Alec explicaron que Shadow Stalker era un vigilante[1] que accedió a unirse a los Custodios en lugar de ir a la cárcel, después de ir demasiado lejos en la búsqueda de la justicia. Se suponía que debía estar usando armas no letales, pero no lo hacia.
Las capas siempre parecían mucho más grande e impresionante en las noticias. Una vez que mirabas más allá de la capucha y capa de camuflaje urbano gris oscuro, y el metal pintado de negro de su máscara, Shadow Stalker seguía siendo una adolescente. Solo aproximadamente tan alta como yo. Battery era solo cinco centímetros más alta que Shadow Stalker o yo, lo que significaba que aún era más baja que la mayoría de los hombres de la multitud. Ahora que había estado involucrada en cosas de capa, sentía que podía mirar más allá del disfraz de una manera que la mayoría no veía. Se veían normales, más o menos.
“Alan”, mi padre habló, “Ha pasado mucho tiempo.”
Me volví para mirar. Debería haberme sorprendida, o conmocionada, pero cuando me di cuenta de con quién nos habíamos topado, me sentí demasiado desganada.
“Es bueno verte, Danny. He querido entrar en contacto.”
“No es un problema, no es un problema”, mi padre se rió fácilmente. Estrechó la mano del hombre de mejillas rojas y pelirrojo. Alan Barnes. “En estos días, podemos considerar algo bueno el estar ocupados. ¿Tu hija está aquí?”
Alan miró a su alrededor, “Tenía sed, así que estoy manteniendo nuestro lugar en la fila mientras ella... ah, aquí está.”
Emma se unió a nosotros, una Sprite dietética en una mano. Ella pareció momentáneamente sorprendida al verme. Luego sonrió, “Hola Taylor.”
No respondí. Hubo unos momentos de silencio incómodo.
“Tenemos que volver a contactarnos, Danny”, el papá de Emma sonrió, “Tal vez podrías venir para una barbacoa alguna vez. Cuando esté un poco más cálido, el clima será perfecto para ello.”
“Me gustaría eso”, estuvo de acuerdo mi papá.
“¿Cómo está el trabajo?”
“Mejor y peor. Hay trabajo para los trabajadores portuarios, con tareas de limpieza y reconstrucción, así que está bien.”
“¿Y tus proyectos? ¿El ferry?”
“Me he resignado a esperar unos meses más antes de volver a hacer ruido. Las elecciones municipales son este próximo verano, y habrá elecciones para el consejo de la ciudad este otoño. Espero ver algunas caras nuevas, personas que no descarten algunos esfuerzos de reactivación como opciones.”
“Te deseo suerte, entonces. Sabes que mi empresa está allí si nos necesitas.”
“Lo aprecio.”
Emma desvió su atención de mirar distraídamente a las heroínas y al ejército trabajando a la conversación de nuestros padres. Mi papá la vio mirando hacia él y decidió incluirla en la conversación.
“Así que. ¿Emma todavía está modelando?”
“¡Así es!” Alan sonrió orgulloso, “Y lo está haciendo bastante bien, pero esa no es la razón por la que estamos aquí hoy. Solo estuvimos aquí por las ofertas”, Alan se rió un poco, “Mi hija no me permitió relajarme en cuanto oyó hablar de eso.”
“Ah. Nosotros también. De compras, quiero decir. Taylor fue atrapada al borde de una de las explosiones, cerca de cuando comenzó todo este espectáculo”, respondió mi padre, “Ha estado en casa por una semana recuperándose. Pensé que iríamos de compras antes de que ella volviera a estar al corriente de las cosas.”
“¿No hay nada serio en cuanto a lesiones? Espero”, Preguntó Alan.
“Estoy en una sola pieza”, le respondí, sin quitar los ojos de Emma.
“Eso es bueno. Dios mío, eres la tercera persona que conozco que ha sido afectada por esta anarquía. Uno de mis socios está recuperándose de la cirugía. Una explosión cristalizó su brazo, lo convirtió en vidrio. Terrible.” Alan le dijo a mi padre: “¿Cuándo termina esto?”
Mientras nuestros papás hablaban, Emma y yo nos mirábamos la una a la otras.
Entonces Emma sonrió. Era una mirada que había visto tantas veces en los últimos años.Era la sonrisa que me había recibido cuando volví a la escuela desde el hospital, en enero, esa mirada que me hizo saber que no había terminado. La misma expresión que tenía cuando me estaba mirando, cubierta de jugo y cola en el cubículo del baño de la escuela. La que ella tenía usando cuando salí de las duchas para encontrar mi ropa metida en los inodoros, tanto mi ropa de gimnasia como las normales.
La misma sonrisa que había tenido antes de que ella me recordara cómo mi madre había muerto, frente a todos.
El sonido del impacto fue como un chorro de agua en mi cara. Sentí una punzada de dolor por la hendidura que uno de los perros de Perra había hecho en mi brazo, cuando la conocí. Aún seguía dolorida.
Emma se cayó, chocando con su padre, quien dejó caer las bolsas que sostenía. Hubo suspiros de la multitud que nos rodeaba.
“¡Taylor!” Mi padre gritó, horrorizado.
Mi mano estaba ardiendo. Extendida frente a mí, como si fuera a estrechar la mano de alguien. Me llevó unos segundos conectar los puntos. ¿La había golpeado?
Emma me miró, con los ojos muy abiertos, la boca abierta, una mano al lado de su rostro. Estaba tan sorprendida de lo que había hecho como ella. No es que me sintiera mal. Una gran parte de mí quería reírse en su cara. ¿No estabas esperando eso? ¿Calculaste mal cómo reaccionaría?
Las manos me tomaron con un agarre de hierro y me hicieron girar. Shadow Stalker. Ella se interpuso entre Emma y yo. Ojos marrones oscuros me fulminaron con la mirada desde detrás de su máscara.
“¡¿Por qué fue eso?!” Alan protestó, “¡Emma ni siquiera dijo nada!”
“Lo siento mucho”, mi padre se apresuró a explicarle a la superheroína y al padre de Emma: “Todavía se está recuperando de una conmoción cerebral, ha afectado su estado de ánimo. No esperaba nada tan extremo.”
Shadow Stalker lo regañó, “Este no es el momento ni el lugar para las discusiones. Si tu hija está así de... mal, esa es tu responsabilidad.”
Me dio ganas de reír. Parte de eso era estar eufórica por hacer algo para vengarme de Emma. La otra parte era que todo este escenario era tan ridículamente al revés. Shadow Stalker no era realmente nada especial. Ella era solo una adolescente, dando disciplinando a mi padre, un adulto. La multitud que estaba observando estaba viendo a Emma como la víctima, a mí como el malo. Pero si te removieras el traje, si todos supieran la historia real, todo esto se juzgaría de manera diferente. Emma sería la mala persona, y mi padre no sería tan conciliador con esta chica que lo regañaba.
Tuve la presencia de la mente para no reírme en voz alta. Tal vez fue la adrenalina, el alivio que fluyó de lo que acababa de hacer. Tal vez fue la conmoción cerebral, de nuevo, pero encontré la convicción de hacer otra cosa.
Señalé a Emma, ​​volví a mi padre, “¿Quieres saber por qué la golpeé?”
Shadow Stalker puso una mano en un lado de mi cara, me obligó a mirarla, impidiéndome hablar en el proceso. “No. Estoy deteniendo esto aquí mismo. Sin argumentos, sin excusas sobre por qué acabas de agredir a alguien. Estamos separando esto ahora. Date vuelta.”
“¿Qué?” Me reí a medias, incrédulo, “¿Por qué?”
“Taylor”, dijo mi padre, pareciendo agotado, “Haz lo que ella dice.”
Realmente no importaba, porque ella me obligó a darme la vuelta de todos modos, torciendo mi brazo hasta que lo hice, luego tirando de mis brazos detrás de mi espalda.
“Por favor, señorita”, dijo mi papá, “Esto no es necesario.”
Shadow Stalker ató mis muñecas con lo que supuse que era una muñequera de plástico. Demasiado apretado. Luego se volvió hacia mi padre y su voz se calló. “Mira a esta multitud. Estas personas. Están asustados. ¿Un lugar como este, con este pánico, temor y preocupación tan reprimidos, esta gente tan cerca? No me importa si tu hija es una idiota o simplemente está enferma. Ella ha demostrado ser volátil en una situación que es un barril de pólvora. Es peligroso y estúpido tenerla aquí. Puede cortarle las esposas plasticas cuando este lejos de alguien a quien pudiera lastimar.”
“No soy peligrosa”, protesté.
“No me parecío así a mí.” Shadow Stalker negó con la cabeza y me dio un empujón hacia la salida, “vete a casa y sé agradecida de que tu papá no tenga que pagar fianza para que duermas en tu propia habitación esta noche.”
Mi padre sostenía sus bolsas con una mano para que él pudiera ayudar a guiarme hacia la puerta. Miró por encima del hombro a Alan, “Lo siento mucho. Es la conmoción cerebral.”
Alan asintió, compasivo. Sus rubicundas mejillas estaban rojas por la atención que nuestra escena había dibujado, “Lo sé. Está bien. Solo... tal vez debería quedarse en casa por un poco más de tiempo.”
Mi padre asintió, avergonzado. Me sentí mal por eso. Me sentí peor al ser llevada como un criminal, mientras que Shadow Stalker le tendió una mano a Emma para ayudarla a levantarse. Emma estaba radiante, sonriendo con una de las sonrisas más amplias que le había visto dar, a pesar de la marca roja en un lado de su rostro. Sonriendo tanto por cómo resultaron las cosas, imaginé, como por tener la oportunidad de hablar con la superheroína preocupada.
Nos dirigimos al auto, lejos de la multitud, los soldados y Emma. Me quedé de pie junto a la puerta abierta del acompañante durante dos minutos antes de que mi padre recogiera un cortaúñas para cortar las esposas plásticas.
“No estoy enojado”, me dijo, en voz baja, después de que nos hubiésemos acomodado, mientras encendía el automóvil y nos sacaba del estacionamiento.
“Bueno.”
“Es perfectamente comprensible. Estas emocionalmente sensible, después de ser golpeada por la explosión, y ella te recuerda lo que está sucediendo en la escuela.”
“Más de lo que sabes”, murmuré.
“¿Hm?”
Me miré las manos, me froté las muñecas donde la cinta de plástico las había cortado.
Si no se lo decía ahora, no creo que lo haga nunca.
“Es ella. Emma.”
“¿Oh? ¿Qué?” Él sonaba confundido.
No tenía la fuerza para aclarar las cosas. Solo le dejé pensarlo.
Después de una larga pausa, él solo dijo: “Oh.”
“Desde el principio. Ella y sus amigos”, agregué innecesariamente.
Las lágrimas brotaron, inesperadas. Ni siquiera me había dado cuenta de que tenía ganas de llorar. Levanté mis gafas para frotarlas, pero salieron más.
“Estúpida lesión en la cabeza”, murmuré, “cambios de humor estúpidos. Se supone que debo estar mejor ahora.”
Mi papá negó con la cabeza, “Taylor, pequeña, no creo que sea la única razón.”
Él se detuvo.
“¿Qué estás haciendo?” Pregunté, limpiándome ineficazmente la mejilla, “Tenemos que llegar a casa antes del toque de queda.”
Se desabrochó el cinturón de seguridad y me abrazó, mi rostro contra su hombro. Mi aliento se detuvo con un sollozo.
“Está bien”, me aseguró.
“Pero-”
“Tenemos tiempo. Tómate el tiempo que necesites.”
[1] El termino vigilante se refiere a los héroes que actúan fuera de la ley, o al menos mas fuera de la ley que lo que se acepta en el mundo. Osea que lastima de más, mutila o hasta mata.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


¿Tu Hombre 'Está Demasiado Ocupado' Para Verte? ¿Qué Hacer? Dile ESTO si se aleja: Qué Hacer Cuando un Hombre se Está ... ¿Cómo saber si cuando te dice te quiero, es verdad? Dice Que Te Quiere Pero Demuestra Lo Contrario 💑 (4 ... 7 Trucos Para Enganchar A Un Hombre Que Solo Quiere Sexo ️ ... SEÑALES DE QUE TU EX PAREJA QUIERE VOLVER CONTIGO, Como ... COMO RESPONDER UN HOMBRE CUANDO TE DICE: “¡ESTOY MUY OCUPADO!” sintomas de un hombre que te quiere.avi Por que un hombre ignora a la mujer que le gusta - Vida de ... Si ves una flor, don armando

9 Signos Que Indican Que Él Te Extraña (Y Su Significado)

  1. ¿Tu Hombre 'Está Demasiado Ocupado' Para Verte? ¿Qué Hacer?
  2. Dile ESTO si se aleja: Qué Hacer Cuando un Hombre se Está ...
  3. ¿Cómo saber si cuando te dice te quiero, es verdad?
  4. Dice Que Te Quiere Pero Demuestra Lo Contrario 💑 (4 ...
  5. 7 Trucos Para Enganchar A Un Hombre Que Solo Quiere Sexo ️ ...
  6. SEÑALES DE QUE TU EX PAREJA QUIERE VOLVER CONTIGO, Como ...
  7. COMO RESPONDER UN HOMBRE CUANDO TE DICE: “¡ESTOY MUY OCUPADO!”
  8. sintomas de un hombre que te quiere.avi
  9. Por que un hombre ignora a la mujer que le gusta - Vida de ...
  10. Si ves una flor, don armando

¿Cómo actúas cuando ese hombre que amas se aleja sin decir nada o se muestra frío de golpe? En este VÍDEOCURSO te enseño exactamente QUÉ HACER y QUÉ DECIRLE.... que te van a decir, lo que yo te quiero. ... es mi voz que te dice no me abandones no me abandones ... es mi alma que quiere volver a verte volver a verte si un dia la lluvia acaricia tu cuerpo ... Que hacer cuando el chico dice que está ocupado ... Up next COMO HACER QUE UN HOMBRE ME BUSQUE POR WHATSAPP - Duration: 12 ... EXACTAMENTE QUÉ DECIR CUANDO UN HOMBRE SE ALEJA Y ... Estamos de acuerdo que si un hombre te dice que está ocupado, tu empiezas a estar detrás de el, esperando. Si haces esto, estás perdiendo tu poder sobre la relación y sobre la situación. Hay veces en que tu pareja o alguien te te gusta te dice que te quiere o te ama. 💙 . Pero tú quieres estar seguro o segura de que tu noviazgo o matrimonio va... Lo que no se dice pero se siente - Duration: 4:10. sona1234 6,598,577 views. ... Cómo Saber si un Hombre me Quiere de Verdad - Duration: 1:42. Atrayendo Amor 67,456 views. Cómo hacer que un hombre piense en ti y te extrañe: 4 secretos para que un chico se obsesione por ti - Duration: 25:04. Mario Luna - NetKaizen 5,416,998 views 25:04 Le gustas pero no entiendes porque te ignora, a veces parece estar muy interesado y luego desaparece sin ninguna razón! Por mas esfuerzos que hagas el contin... En este video te muestro 6 señales de que tu ex pareja puede tener la intención de regresar y volver contigo de nuevo. Te detallo estas señales y te indico t... Si un hombre solo quiere SEXO es hora de pararle los pies. A un hombre que solo quiere sexo, si sigues acostándote con él, entonces ese hombre solo querrá se...